Expedición Antropoceno

17 Días 6 Científicos 1 Proyecto

Vamos a estudiar el progresivo cambio climático y sus repercusiones para las personas, el retroceso de los glaciares, la diversidad de especies, los cambios de la ecología acústica y la presencia de microplásticos en la nieve y en el hielo. Y también nos planteamos una cuestión central: ¿Cómo investigamos hoy realmente?

Investigación

yellowdots

Expedición Antropoceno: cómo altera la Tierra el ser humano

El ser humano interviene en el sistema terrestre con una intensidad desconocida hasta ahora: es la fuerza determinante de una nueva era, el Antropoceno. De manera interdisciplinar, seis miembros de la Junge Akademie de la Academia de Ciencias y Humanidades de Berlín-Brandeburgo y de la Academia alemana de las ciencias naturales Leopoldina, emprenderemos un viaje de descubrimientos en primavera de 2020.

Nuestro viaje nos conducirá, como hace 200 años hiciera Alexander von Humboldt, a Ecuador, al volcán Chimborazo. Medido desde el centro de la Tierra, su cima constituye el punto más elevado del planeta, debido a su posición cercana al ecuador. Junto con nuestros colaboradores locales buscaremos las huellas del ser humano en ese entorno.

Usando métodos de la glaciología, la biología, la química, la ecología acústica, la informática y la medicina, investigaremos la influencia humana en el Chimborazo a diferentes niveles de altitud; desde el cambio climático progresivo y sus repercusiones para las personas, la retirada de los glaciares y la diversidad de especies, pasando por los cambios en la ecología acústica y hasta llegar a la cuestión de si podemos probar la presencia de microplásticos en la nieve y en el hielo.

Bericht Alexander Humboldts aus Essai sur la géographie des plantes, Paris 1805.
Gráfico del informe de Alexander von Humboldt: Essai sur la géographie des plantes, París, 1805.

Asociaciones

Ruta

Ecuador

La primera parada de nuestra expedición es Quito, capital de Ecuador y, a la vez, la capital del mundo situada a mayor altura. En Quito nos quedaremos unos días para la necesaria aclimatación a la altitud. Desde allí emprenderemos las primeras excursiones, de un solo día.

Una especie de test para los aparatos y para el equipo humano tendrá lugar el día de la visita al volcán de Pichincha, que está activo y constituye la «montaña local» de Quito. Aquí escalaremos a una de las dos cumbres, Rucu Pichincha, a 4696 m. Las excursiones de los días posteriores, que se centrarán fundamentalmente en estudios de los glaciares, nos conducirán 1) al Cayambe, un volcán al noreste de Quito, cuyo glaciar era el único punto blanco permanente en el ecuador antes de que se produjese el retroceso del glaciar, 2) al Antisana, un volcán que al mismo tiempo es la cuarta montaña más alta de Ecuador, con una cumbre principal ancha y cubierta por un glaciar, con cuatro picos y 3) al Cotopaxi, de 5897 metros, la segunda montaña más alta de Ecuador y uno de los volcanes activos más altos de la Tierra.

Los días posteriores estarán marcados por la mayor montaña de Ecuador, el volcán inactivo de Chimborazo. Su cumbre es el punto más alto de la Tierra medido desde el centro del planeta y haremos mediciones a varios niveles de altura. Después pasaremos unos días en Ambato y en el Parque Nacional de Llanganates, donde predomina una zona de vegetación complementaria de la cordillera de los Andes. Aquí el foco será la diversidad de especies y nos reuniremos con representantes y científicos de la Universidad Estatal Amazónica. Desde allí regresaremos a Quito, donde nuestra expedición finalizará con un coloquio en la Universidad San Francisco de Quito.

Equipo

mediumgreendots

Puedes averiguar más sobre los científicos, lo que llevan consigo en las expediciones y lo que investigan aquí.

Temas

lightgreendots
Martin-Immanuel Bittner | Medicina
En la primavera de 2020 partiremos juntos para dar respuesta en Ecuador a cuestiones centrales de los campos de la biogeografía, la ecología, la física, la química, las ciencias climáticas, la informática, la musicología y la medicina. Para ello es clave que ningún estudio y análisis de un clima cambiante sería completo si no se incluye también la percepción de estos cambios y de sus consecuencias por la población local. La influencia del cambio climático difiere según la región y el grupo, pero las consecuencias negativas suelen afectar en mayor proporción a aquellas poblaciones que ya son más desfavorecidas. Por eso llevamos a cabo entrevistas con personas del territorio de la expedición, cuyo principal objetivo es investigar las impresiones y las experiencias de la población local. A partir de los resultados de estas entrevistas formularemos tesis básicas y las interrelacionaremos entre sí. Este enfoque permite identificar temas y percepciones comunes sobre el cambio climático y su relevancia para la salud propia que no estarían a nuestro alcance con un enfoque meramente cuantitativo. Además, el estudio de entrevistas permite obtener importantes perspectivas adicionales que completan los registros de otros expedicionarios; así, por ejemplo, las mediciones en un glaciar se pueden completar con las observaciones de las personas que viven allí, lo que puede proporcionar una visión más profunda y relevante.
Dirk Pflüger | Informática
En la era de la digitalización, el big data y la inteligencia artificial, estamos en condiciones de recoger y analizar datos con una cantidad y calidad inimaginables hasta ahora. Datos que, en tiempos de Humboldt, se tardaba semanas en recoger se recopilan ahora en solo unas horas o unos días de manera (semi-)automática con ayuda de la técnica actual.  Y los datos acumulados permiten hoy, quizá más que antaño, que la investigación no cese tras el regreso del terreno, sino que sea entonces cuando de verdad empieza. La orientación interdisciplinar de nuestra expedición nos brinda la posibilidad de recoger un gran número de datos de fuentes muy distintas: desde los microplásticos en el hielo y la diversidad y composición de especies de insectos, pasando por estudios de entrevistas y llegando hasta datos de audio e imagen de alta resolución. Para mí hay dos cuestiones prioritarias al respecto. Por un lado, me interesa saber qué informaciones podemos obtener de los datos, por ejemplo, con ayuda de algoritmos de aprendizaje automático. La fusión de datos de fuentes tan variadas como las nuestras tiene el potencial de un gran valor añadido. Por otro lado, me gustaría sondear las posibilidades de, una vez terminada la expedición, y sobre la base de los datos de audio e imagen, invitar a otros investigadores y al público a visitar de manera virtual las paradas de nuestro viaje de investigación y permitir que participen en ellas.
Ricarda Winkelmann | Física
Mientras Ecuador no figura precisamente entre los causantes principales del cambio climático (en la actualidad Ecuador es responsable de aproximadamente un 0,1 o un 0,2 por ciento anual de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero), las consecuencias del cambio climático antropogénico son aquí especialmente drásticas. Una de estas consecuencias es que dos de los siete glaciares de Ecuador podrían dejar de existir en los próximos años. Esto tiene consecuencias de gran alcance para el suministro de agua, la humedad del aire y los ecosistemas locales. Pero ¿cómo repercuten el derretimiento progresivo y el retroceso de los glaciares sobre las personas, los animales y las plantas locales? Esta es una de las cuestiones que nos gustaría investigar durante la Expedición Antropoceno. Sin embargo, junto al cambio climático hay otras influencias humanas de gran alcance, como por ejemplo las cada vez mayores cantidades de plásticos que producimos y que van a parar a la atmósfera y al océano. Ya se ha detectado la presencia de partículas de microplástico desde el Ártico hasta la Antártida. ¿Encontraremos también microplásticos en las capas de nieve y de hielo a más de 4000 metros de altura?
Christian Hof | Biología
Durante la expedición de la Junge Akademie voy a tratar especialmente la cuestión de cómo varían la diversidad y la complejidad de las comunidades de organismos entre biotopos naturales y conformados por factores antropogénicos y a altitudes diferentes. Para la recogida de datos se utilizarán varios métodos cualitativos y cuantitativos (caracterización de la estructura de biotopos, mediciones climáticas, trampas de luz para insectos voladores nocturnos y crepusculares, análisis de diversidad y composición de especies basado en imágenes, etc.). El estudio de la biodiversidad va ligado inseparablemente a nombres como los de Alexander von Humboldt, Charles Darwin o Alfred Russel Wallace, pero en especial a sus expediciones para descubrir la flora y la fauna de regiones remotas. Los conocimientos sobre biogeografía, evolución y ecología obtenidos en las expediciones de los primeros investigadores de la biodiversidad siguen siendo una referencia para nuestra comprensión de la biosfera.

Una expedición moderna y de orientación interdisciplinar inspirada por el carácter explícitamente integrador de los viajes de exploración de Humboldt, ofrece una ocasión muy interesante para abordar cuestiones actuales, como la ecología del cambio mundial. Los cambios de la flora, la fauna y la estructura de los ecosistemas en una comparativa histórica, la caracterización de las repercusiones de la acción humana sobre antiguos ecosistemas naturales, por ejemplo, mediante factores de influencia tales como el uso del suelo, la contaminación y el cambio climático, constituyen complejos temáticos centrales a este respecto.

Miriam Akkermann | Musicología
En este proyecto haré grabaciones de campo y crearé con ellas perfiles acústicos. Luego analizaré estos perfiles acústicos de acuerdo con la ecología acústica y los procesaré de manera artística.

La ecología acústica se basa en el World Soundscape Project, creado a finales de los años 60 del siglo XX por Murray Schafer con el objetivo de llamar la atención sobre el entorno sonoro. En Ecuador se harán grabaciones de campo en diferentes formatos, tanto en regiones glaciares como en zonas del Parque Nacional de Llanganates. Algunas de las cuestiones son: ¿Qué sonidos de origen humano se pueden oír? ¿Cómo varía el paisaje sonoro en función de la altitud? ¿Hay sonidos, como por ejemplo de animales, que sean inusuales o imprevistos (lugar, hora de actividad, intensidad, etc.)? También hay previsto hacer grabaciones de sonido en las perforaciones en el hielo, en las que se ocasionarán, grabarán y analizarán fenómenos sonoros. La pregunta central es qué información puede obtenerse a partir de simples mediciones sonoras. Este trabajo se desarrolla en cooperación con el Prof. Dr. E. Altinsoy, de la Technische Universität Dresden.

Robert Kretschmer | Química
Nuestra sociedad actual es ya impensable sin polímeros sintéticos y la demanda anual de estos crece de manera continua. Por desgracia, los plásticos no se reciclan en la proporción necesaria, por lo que con frecuencia se acumulan en vertederos de basura, en el medio ambiente y en los océanos, donde tardan mucho en degradarse. Esto también conlleva la formación de partículas de plástico muy pequeñas, aunque estas también llegan a nuestros circuitos hídricos, por ejemplo, cuando se lavan fibras sintéticas. Desde ahí pasan al organismo de personas y animales, y pueden detectarse incluso en el Ártico.

Pero ¿cómo se expanden los microplásticos por las corrientes de aire mundiales? ¿Es posible encontrarlos incluso allí donde no cabe un transporte por agua? Por eso queremos estudiar diversos glaciares a diferentes altitudes y con diferentes circunstancias meteorológicas, es decir, tomaremos muestras de hielo y de nieve y analizaremos si presentan microplásticos y, en caso afirmativo, en qué cantidades y de qué tipo. Para ello, las muestras derretidas se filtran a través de filtros muy finos y los residuos se analizan cualitativa y cuantitativamente con ayuda de los métodos espectrométricos más modernos.

Martin-Immanuel Bittner | Medicina
En la primavera de 2020 partiremos juntos para dar respuesta en Ecuador a cuestiones centrales de los campos de la biogeografía, la ecología, la física, la química, las ciencias climáticas, la informática, la musicología y la medicina. Para ello es clave que ningún estudio y análisis de un clima cambiante sería completo si no se incluye también la percepción de estos cambios y de sus consecuencias por la población local. La influencia del cambio climático difiere según la región y el grupo, pero las consecuencias negativas suelen afectar en mayor proporción a aquellas poblaciones que ya son más desfavorecidas. Por eso llevamos a cabo entrevistas con personas del territorio de la expedición, cuyo principal objetivo es investigar las impresiones y las experiencias de la población local. A partir de los resultados de estas entrevistas formularemos tesis básicas y las interrelacionaremos entre sí. Este enfoque permite identificar temas y percepciones comunes sobre el cambio climático y su relevancia para la salud propia que no estarían a nuestro alcance con un enfoque meramente cuantitativo. Además, el estudio de entrevistas permite obtener importantes perspectivas adicionales que completan los registros de otros expedicionarios; así, por ejemplo, las mediciones en un glaciar se pueden completar con las observaciones de las personas que viven allí, lo que puede proporcionar una visión más profunda y relevante.
Dirk Pflüger | Informática
En la era de la digitalización, el big data y la inteligencia artificial, estamos en condiciones de recoger y analizar datos con una cantidad y calidad inimaginables hasta ahora. Datos que, en tiempos de Humboldt, se tardaba semanas en recoger se recopilan ahora en solo unas horas o unos días de manera (semi-)automática con ayuda de la técnica actual.  Y los datos acumulados permiten hoy, quizá más que antaño, que la investigación no cese tras el regreso del terreno, sino que sea entonces cuando de verdad empieza. La orientación interdisciplinar de nuestra expedición nos brinda la posibilidad de recoger un gran número de datos de fuentes muy distintas: desde los microplásticos en el hielo y la diversidad y composición de especies de insectos, pasando por estudios de entrevistas y llegando hasta datos de audio e imagen de alta resolución. Para mí hay dos cuestiones prioritarias al respecto. Por un lado, me interesa saber qué informaciones podemos obtener de los datos, por ejemplo, con ayuda de algoritmos de aprendizaje automático. La fusión de datos de fuentes tan variadas como las nuestras tiene el potencial de un gran valor añadido. Por otro lado, me gustaría sondear las posibilidades de, una vez terminada la expedición, y sobre la base de los datos de audio e imagen, invitar a otros investigadores y al público a visitar de manera virtual las paradas de nuestro viaje de investigación y permitir que participen en ellas.
Ricarda Winkelmann | Física
Mientras Ecuador no figura precisamente entre los causantes principales del cambio climático (en la actualidad Ecuador es responsable de aproximadamente un 0,1 o un 0,2 por ciento anual de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero), las consecuencias del cambio climático antropogénico son aquí especialmente drásticas. Una de estas consecuencias es que dos de los siete glaciares de Ecuador podrían dejar de existir en los próximos años. Esto tiene consecuencias de gran alcance para el suministro de agua, la humedad del aire y los ecosistemas locales. Pero ¿cómo repercuten el derretimiento progresivo y el retroceso de los glaciares sobre las personas, los animales y las plantas locales? Esta es una de las cuestiones que nos gustaría investigar durante la Expedición Antropoceno. Sin embargo, junto al cambio climático hay otras influencias humanas de gran alcance, como por ejemplo las cada vez mayores cantidades de plásticos que producimos y que van a parar a la atmósfera y al océano. Ya se ha detectado la presencia de partículas de microplástico desde el Ártico hasta la Antártida. ¿Encontraremos también microplásticos en las capas de nieve y de hielo a más de 4000 metros de altura?
Christian Hof | Biología
Durante la expedición de la Junge Akademie voy a tratar especialmente la cuestión de cómo varían la diversidad y la complejidad de las comunidades de organismos entre biotopos naturales y conformados por factores antropogénicos y a altitudes diferentes. Para la recogida de datos se utilizarán varios métodos cualitativos y cuantitativos (caracterización de la estructura de biotopos, mediciones climáticas, trampas de luz para insectos voladores nocturnos y crepusculares, análisis de diversidad y composición de especies basado en imágenes, etc.). El estudio de la biodiversidad va ligado inseparablemente a nombres como los de Alexander von Humboldt, Charles Darwin o Alfred Russel Wallace, pero en especial a sus expediciones para descubrir la flora y la fauna de regiones remotas. Los conocimientos sobre biogeografía, evolución y ecología obtenidos en las expediciones de los primeros investigadores de la biodiversidad siguen siendo una referencia para nuestra comprensión de la biosfera.

Una expedición moderna y de orientación interdisciplinar inspirada por el carácter explícitamente integrador de los viajes de exploración de Humboldt, ofrece una ocasión muy interesante para abordar cuestiones actuales, como la ecología del cambio mundial. Los cambios de la flora, la fauna y la estructura de los ecosistemas en una comparativa histórica, la caracterización de las repercusiones de la acción humana sobre antiguos ecosistemas naturales, por ejemplo, mediante factores de influencia tales como el uso del suelo, la contaminación y el cambio climático, constituyen complejos temáticos centrales a este respecto.

Miriam Akkermann | Musicología
En este proyecto haré grabaciones de campo y crearé con ellas perfiles acústicos. Luego analizaré estos perfiles acústicos de acuerdo con la ecología acústica y los procesaré de manera artística.

La ecología acústica se basa en el World Soundscape Project, creado a finales de los años 60 del siglo XX por Murray Schafer con el objetivo de llamar la atención sobre el entorno sonoro. En Ecuador se harán grabaciones de campo en diferentes formatos, tanto en regiones glaciares como en zonas del Parque Nacional de Llanganates. Algunas de las cuestiones son: ¿Qué sonidos de origen humano se pueden oír? ¿Cómo varía el paisaje sonoro en función de la altitud? ¿Hay sonidos, como por ejemplo de animales, que sean inusuales o imprevistos (lugar, hora de actividad, intensidad, etc.)? También hay previsto hacer grabaciones de sonido en las perforaciones en el hielo, en las que se ocasionarán, grabarán y analizarán fenómenos sonoros. La pregunta central es qué información puede obtenerse a partir de simples mediciones sonoras. Este trabajo se desarrolla en cooperación con el Prof. Dr. E. Altinsoy, de la Technische Universität Dresden.

Robert Kretschmer | Química
Nuestra sociedad actual es ya impensable sin polímeros sintéticos y la demanda anual de estos crece de manera continua. Por desgracia, los plásticos no se reciclan en la proporción necesaria, por lo que con frecuencia se acumulan en vertederos de basura, en el medio ambiente y en los océanos, donde tardan mucho en degradarse. Esto también conlleva la formación de partículas de plástico muy pequeñas, aunque estas también llegan a nuestros circuitos hídricos, por ejemplo, cuando se lavan fibras sintéticas. Desde ahí pasan al organismo de personas y animales, y pueden detectarse incluso en el Ártico.

Pero ¿cómo se expanden los microplásticos por las corrientes de aire mundiales? ¿Es posible encontrarlos incluso allí donde no cabe un transporte por agua? Por eso queremos estudiar diversos glaciares a diferentes altitudes y con diferentes circunstancias meteorológicas, es decir, tomaremos muestras de hielo y de nieve y analizaremos si presentan microplásticos y, en caso afirmativo, en qué cantidades y de qué tipo. Para ello, las muestras derretidas se filtran a través de filtros muy finos y los residuos se analizan cualitativa y cuantitativamente con ayuda de los métodos espectrométricos más modernos.

Se presta especial atención al cambio climático, con sus repercusiones en el medio ambiente, y el cambio de la región durante los últimos 200 años, con la vista puesta siempre en el ser humano como causante, afectado y observador del fenómeno.

FAQ

Somos seis científicos de seis disciplinas distintas que viajamos juntos a Ecuador. Lo haremos siguiendo los pasos de Alexander von Humboldt y, con ayuda del instrumental moderno de nuestra época y en diálogo con científicos locales, trataremos de dar respuesta a tres cuestiones fundamentales, todas ellas encuadradas en el tema general de la «investigación en el Antropoceno». 1) Perfiles climáticos y sonoros: ¿Qué cambios en las características del suelo, los parámetros climáticos, los ruidos, la flora y la fauna se observan o se oyen en los diferentes niveles de altitud y cómo repercuten en los perfiles sonoros? 2) Afectación y percepción del cambio climático: ¿Cómo se perciben los cambios climáticos, por ejemplo, el retroceso de los glaciares o la mayor frecuencia en la incidencia de fenómenos meteorológicos extremos y, en particular, su relevancia para la salud propia y para la subsistencia? 3) Investigación en el Antropoceno: ¿Cómo funciona la ciencia moderna? ¿Cómo se organiza la colaboración interdisciplinar? Se presta especial atención al cambio climático, con sus repercusiones en el medio ambiente y el cambio de la región durante los últimos 200 años, con la vista puesta siempre en el ser humano como causante, afectado y observador del fenómeno.
El término Antropoceno es una propuesta para designar un nuevo periodo geológico. Ánthropos significa «persona» en griego antiguo, y kainós «nuevo». Así pues, el Antropoceno es un nuevo periodo geológico que está determinado por el ser humano. Sobre todo desde el comienzo de la Revolución Industrial, hace unos 200 años, el hombre interviene de manera tan intensiva en los procesos biológicos, geológicos y atmosféricos del planeta, que se ha convertido en uno de sus factores de influencia más importantes.
Tras sopesar meticulosamente varios destinos posibles para nuestra expedición, finalmente nos decidimos por Ecuador. Lo más determinante para ello ha sido el acceso a varias zonas climáticas, incluida la alta montaña con glaciares y volcanes, selvas tropicales y altiplanos. A estas zonas tan diversas, pero bien exploradas, se puede acceder en automóvil en tan solo unas pocas horas debido a la geografía local, que no se da en esta forma en Europa. Además, se trata de una región bien conocida. Esto nos abría un campo de investigación muy amplio en relación con nuestro enfoque interdisciplinar y nuestros planteamientos centrales. Otro punto decisivo fue la conexión con el viaje americano de Alexander von Humboldt. Hace más de 200 años, Humboldt estudió ya la influencia del hombre en el medio ambiente. Su ascenso al Chimborazo no solo es legendario, sino que los datos que allí obtuvo, como la descripción de las diferentes zonas de vegetación, proporcionan una base de referencia importante para nuestros proyectos de investigación.
La Junge Akademie vio la luz en el año 2000 como la primera academia del mundo para jóvenes científicos destacados. Su sostenimiento corresponde conjuntamente a la Academia de Ciencias y Humanidades de Berlín-Brandeburgo (BBAW) y la Academia alemana de las ciencias naturales Leopoldina. Está formada permanentemente por 50 miembros; cada año salen diez y se elige a diez nuevos. Los miembros de la Junge Akademie proceden de disciplinas diversas, desde las ciencias humanísticas y sociales hasta las artes, pasando por las ciencias naturales y las ingenierías. A todos los miembros los aúna su interés por el trabajo interdisciplinar. En proyectos siempre nuevos tienen la oportunidad de sondear el potencial y los límites del trabajo interdisciplinar; su objetivo es combinar ciencia y sociedad de manera coordinada y dar nuevos impulsos a los debates de política científica. Nuestro equipo de expedición también refleja la pluralidad interdisciplinar de la Junge Akademie: en él están representadas las disciplinas de la musicología, la biología, la química, la física, la medicina y la informática. La comunicación y la colaboración de los miembros de la Junge Akademie se hace, en su mayor parte, de forma digital y se organiza formalmente en las tres reuniones plenarias anuales. En el caso del proyecto interdisciplinar «Expedición Antropoceno», dos de los miembros de la expedición presentaron su idea en la reunión plenaria de primavera de 2019. Allí otros miembros mostraron interés en el proyecto, y, después de perfeccionar juntos el concepto, finalmente solicitaron el presupuesto necesario en la reunión plenaria de otoño de 2019. Puesto que la mejor época para el viaje de este proyecto termina en primavera, en aquel momento no había mucho tiempo para hacer los preparativos. Naturalmente que eso impone ciertas limitaciones al proyecto, pero estamos convencidos de poder obtener unos excelentes resultados pese a todo. Los bloques temáticos y nuestras reflexiones personales ofrecen información adicional sobre las diferentes disciplinas y los puntos de conexión interdisciplinar.
Afrontamos el proyecto con muchas expectativas positivas. Por un lado, estamos intrigados por las peculiaridades geográficas y los datos que recopilaremos in situ, así como por los resultados que de ahí se derivarán. Por otro lado, con un equipo tan interdisciplinar como este sentimos curiosidad por la dinámica de grupo, las diferentes maneras de acometer los trabajos y las perspectivas y los impulsos frescos que podamos ofrecernos mutuamente. Nos gustaría aprender los unos de los otros y observarnos un poco a nosotros mismos y de manera recíproca para examinar la cuestión de cómo puede funcionar la moderna investigación interdisciplinar. Hemos planeado nuestro proyecto cuidadosamente y esperamos no solo aprovechar de manera eficiente los días que estemos sobre el terreno, sino también poder documentar nuestras actividades en el blog. Para ello dependemos en gran medida de diversos factores, como la meteorología y el acceso a electricidad y a internet. Estos son problemas que hemos tenido en cuenta en la medida de nuestras posibilidades. Sin embargo, por mucho que hoy en día podamos preparar y planificar una empresa así mucho mejor que Humboldt en su época, toda expedición está sujeta a imponderables. Estamos preparados para tener que reaccionar de manera espontánea a los acontecimientos y para hacer los cambios pertinentes como corresponda.
Aunque en Ecuador se puede conocer y explorar una gran variedad de paisajes en un territorio relativamente pequeño, para una expedición de diecisiete días se tiene que hacer una selección. A esto hay que añadir la limitación del periodo de aclimatación a la altitud, que no nos impedirá hacer excursiones de un día, pero nos obligará a pasar algunas noches en Quito, conforme al lema climb high, sleep low. Por eso, al principio se han planeado excursiones de un solo día a varios glaciares en los alrededores de Quito. Estas ofrecen ya oportunidad de hacer pruebas en diferentes condiciones de altitud y meteorología. No obstante, por supuesto que el Chimborazo es un lugar especial para nuestras investigaciones. La estancia en el Parque Nacional de Llanganates ofrece finalmente la posibilidad de investigar una zona de vegetación complementaria. Allí la atención se centrará sobre todo en la biodiversidad, pero también se estudiarán los sonidos y la presencia de microplásticos.
Sí, tenemos contactos con personas e instituciones locales con las que también hemos mantenido una intensa comunicación de manera previa. A algunos de ellos los veremos sobre el terreno para hablar sobre nuestro proyecto y nuestros resultados y para examinar la posibilidad de cooperaciones futuras. Junto a nuestros proyectos de investigación, nos planteamos en qué medida nosotros, como europeos, vemos los temas desde una perspectiva distinta o incluso consideramos importantes otros temas que los que resultan relevantes para las personas que allí viven o hacen ciencia. Por eso, desde nuestro punto de vista, la comunicación directa y la colaboración con los actores locales resulta imprescindible en un proyecto así.
Todos somos miembros de la Junge Akademie. La interdisciplinariedad constituye un elemento fundamental de su trabajo y aparece así recogido en sus estatutos. A todos los miembros los aúna su interés por el trabajo interdisciplinar. Este carácter interdisciplinar también es un elemento básico de nuestro proyecto. Entre otras, nos gustaría abordar la cuestión de cómo puede funcionar la investigación moderna en el Antropoceno —que en última instancia tiene que ser interdisciplinar— y qué ventajas y obstáculos comporta. Sin embargo, la expedición en grupo también presenta aspectos muy prácticos. Por ejemplo, a la hora de escalar un glaciar uno depende de los compañeros. Es muy difícil acometerla solo y cargado con mucho equipo.
Entre 1799 y 1804, Alexander von Humboldt viajó junto con el botánico francés Aimé Bonpland en una expedición investigadora privada por América. Entre otros, estuvieron más de seis meses explorando el territorio alrededor de Quito. El ascenso al Chimborazo, que en aquel entonces se consideraba la montaña más alta del mundo, tuvo una importancia especial. Humboldt usó los instrumentos más modernos de su época para hacer mediciones barométricas y trigonométricas y para estudiar la flora y la fauna. Uno de sus escritos científicos más conocidos es el Essai sur la géographie des plantes, con el que sentó las bases de la geografía de la vegetación. El tema principal de esta obra son los cambios en la composición de la vegetación en función de la altitud.

Alexander von Humboldt describió también las funciones elementales y la relevancia de la selva para el clima. Se dio cuenta de que la intervención del hombre mediante talas exageradas o mediante el desvío de corrientes de agua puede repercutir de manera negativa sobre las reservas hidráulicas y el clima, y describió así las características del Antropoceno y el cambio climático mucho antes de que estos conceptos se establecieran. Este enfoque constituye la base del pensamiento que inspira nuestra expedición y el naturalista Humboldt, con su visión universal y su dedicación incansable, no ha perdido absolutamente nada de interés tampoco para los científicos modernos.

Los miembros de la Junge Akademie se dedican de manera intensiva a cuestiones del cambio climático y de prevención de emisiones de CO2. Recientemente han publicado, entre otros, la declaración «Hay que resarcir el coste verdadero de los viajes. Por una reorientación de los viajes profesionales en la ciencia» y han convocado el concurso de sostenibilidad Visions/Solutions. Además, el foco de nuestro viaje de investigación conjunto se centra en el cambio climático y sus repercusiones en el medio ambiente. Naturalmente hemos discutido el proyecto y el destino del viaje de manera muy crítica, y no solo desde esa perspectiva. Hemos llegado a la conclusión de que debemos mantener el destino de la expedición, ya que nuestro proyecto, en la forma que permite la geografía local de Ecuador, no sería posible en Europa ni en ningún otro destino accesible por ferrocarril o por otro medio de transporte equiparable. Sin embargo, vamos a compensar el CO2 emitido por nuestros vuelos y por los desplazamientos sobre el terreno.
Nuestro trabajo sobre el terreno se fundamenta en tesis y previsiones de naturaleza científicas. Además, somos conscientes de que en una expedición de este tipo siempre ocurren cosas inesperadas. Por eso tenemos una actitud muy abierta a aspectos, hallazgos y resultados nuevos. También vemos el camino como el objetivo y estamos muy expectantes sobre cómo repercutirá la colaboración en la ejecución de los experimentos y en los resultados. Por supuesto que los resultados los comentaremos y compartiremos con nuestros contactos locales y nuestros socios potenciales de proyectos futuros, además de hacerlos accesibles al público.
Somos seis científicos de seis disciplinas distintas que viajamos juntos a Ecuador. Lo haremos siguiendo los pasos de Alexander von Humboldt y, con ayuda del instrumental moderno de nuestra época y en diálogo con científicos locales, trataremos de dar respuesta a tres cuestiones fundamentales, todas ellas encuadradas en el tema general de la «investigación en el Antropoceno». 1) Perfiles climáticos y sonoros: ¿Qué cambios en las características del suelo, los parámetros climáticos, los ruidos, la flora y la fauna se observan o se oyen en los diferentes niveles de altitud y cómo repercuten en los perfiles sonoros? 2) Afectación y percepción del cambio climático: ¿Cómo se perciben los cambios climáticos, por ejemplo, el retroceso de los glaciares o la mayor frecuencia en la incidencia de fenómenos meteorológicos extremos y, en particular, su relevancia para la salud propia y para la subsistencia? 3) Investigación en el Antropoceno: ¿Cómo funciona la ciencia moderna? ¿Cómo se organiza la colaboración interdisciplinar? Se presta especial atención al cambio climático, con sus repercusiones en el medio ambiente y el cambio de la región durante los últimos 200 años, con la vista puesta siempre en el ser humano como causante, afectado y observador del fenómeno.
El término Antropoceno es una propuesta para designar un nuevo periodo geológico. Ánthropos significa «persona» en griego antiguo, y kainós «nuevo». Así pues, el Antropoceno es un nuevo periodo geológico que está determinado por el ser humano. Sobre todo desde el comienzo de la Revolución Industrial, hace unos 200 años, el hombre interviene de manera tan intensiva en los procesos biológicos, geológicos y atmosféricos del planeta, que se ha convertido en uno de sus factores de influencia más importantes.
Tras sopesar meticulosamente varios destinos posibles para nuestra expedición, finalmente nos decidimos por Ecuador. Lo más determinante para ello ha sido el acceso a varias zonas climáticas, incluida la alta montaña con glaciares y volcanes, selvas tropicales y altiplanos. A estas zonas tan diversas, pero bien exploradas, se puede acceder en automóvil en tan solo unas pocas horas debido a la geografía local, que no se da en esta forma en Europa. Además, se trata de una región bien conocida. Esto nos abría un campo de investigación muy amplio en relación con nuestro enfoque interdisciplinar y nuestros planteamientos centrales. Otro punto decisivo fue la conexión con el viaje americano de Alexander von Humboldt. Hace más de 200 años, Humboldt estudió ya la influencia del hombre en el medio ambiente. Su ascenso al Chimborazo no solo es legendario, sino que los datos que allí obtuvo, como la descripción de las diferentes zonas de vegetación, proporcionan una base de referencia importante para nuestros proyectos de investigación.
La Junge Akademie vio la luz en el año 2000 como la primera academia del mundo para jóvenes científicos destacados. Su sostenimiento corresponde conjuntamente a la Academia de Ciencias y Humanidades de Berlín-Brandeburgo (BBAW) y la Academia alemana de las ciencias naturales Leopoldina. Está formada permanentemente por 50 miembros; cada año salen diez y se elige a diez nuevos. Los miembros de la Junge Akademie proceden de disciplinas diversas, desde las ciencias humanísticas y sociales hasta las artes, pasando por las ciencias naturales y las ingenierías. A todos los miembros los aúna su interés por el trabajo interdisciplinar. En proyectos siempre nuevos tienen la oportunidad de sondear el potencial y los límites del trabajo interdisciplinar; su objetivo es combinar ciencia y sociedad de manera coordinada y dar nuevos impulsos a los debates de política científica. Nuestro equipo de expedición también refleja la pluralidad interdisciplinar de la Junge Akademie: en él están representadas las disciplinas de la musicología, la biología, la química, la física, la medicina y la informática. La comunicación y la colaboración de los miembros de la Junge Akademie se hace, en su mayor parte, de forma digital y se organiza formalmente en las tres reuniones plenarias anuales. En el caso del proyecto interdisciplinar «Expedición Antropoceno», dos de los miembros de la expedición presentaron su idea en la reunión plenaria de primavera de 2019. Allí otros miembros mostraron interés en el proyecto, y, después de perfeccionar juntos el concepto, finalmente solicitaron el presupuesto necesario en la reunión plenaria de otoño de 2019. Puesto que la mejor época para el viaje de este proyecto termina en primavera, en aquel momento no había mucho tiempo para hacer los preparativos. Naturalmente que eso impone ciertas limitaciones al proyecto, pero estamos convencidos de poder obtener unos excelentes resultados pese a todo. Los bloques temáticos y nuestras reflexiones personales ofrecen información adicional sobre las diferentes disciplinas y los puntos de conexión interdisciplinar.
Afrontamos el proyecto con muchas expectativas positivas. Por un lado, estamos intrigados por las peculiaridades geográficas y los datos que recopilaremos in situ, así como por los resultados que de ahí se derivarán. Por otro lado, con un equipo tan interdisciplinar como este sentimos curiosidad por la dinámica de grupo, las diferentes maneras de acometer los trabajos y las perspectivas y los impulsos frescos que podamos ofrecernos mutuamente. Nos gustaría aprender los unos de los otros y observarnos un poco a nosotros mismos y de manera recíproca para examinar la cuestión de cómo puede funcionar la moderna investigación interdisciplinar. Hemos planeado nuestro proyecto cuidadosamente y esperamos no solo aprovechar de manera eficiente los días que estemos sobre el terreno, sino también poder documentar nuestras actividades en el blog. Para ello dependemos en gran medida de diversos factores, como la meteorología y el acceso a electricidad y a internet. Estos son problemas que hemos tenido en cuenta en la medida de nuestras posibilidades. Sin embargo, por mucho que hoy en día podamos preparar y planificar una empresa así mucho mejor que Humboldt en su época, toda expedición está sujeta a imponderables. Estamos preparados para tener que reaccionar de manera espontánea a los acontecimientos y para hacer los cambios pertinentes como corresponda.
Aunque en Ecuador se puede conocer y explorar una gran variedad de paisajes en un territorio relativamente pequeño, para una expedición de diecisiete días se tiene que hacer una selección. A esto hay que añadir la limitación del periodo de aclimatación a la altitud, que no nos impedirá hacer excursiones de un día, pero nos obligará a pasar algunas noches en Quito, conforme al lema climb high, sleep low. Por eso, al principio se han planeado excursiones de un solo día a varios glaciares en los alrededores de Quito. Estas ofrecen ya oportunidad de hacer pruebas en diferentes condiciones de altitud y meteorología. No obstante, por supuesto que el Chimborazo es un lugar especial para nuestras investigaciones. La estancia en el Parque Nacional de Llanganates ofrece finalmente la posibilidad de investigar una zona de vegetación complementaria. Allí la atención se centrará sobre todo en la biodiversidad, pero también se estudiarán los sonidos y la presencia de microplásticos.
Todos somos miembros de la Junge Akademie. La interdisciplinariedad constituye un elemento fundamental de su trabajo y aparece así recogido en sus estatutos. A todos los miembros los aúna su interés por el trabajo interdisciplinar. Este carácter interdisciplinar también es un elemento básico de nuestro proyecto. Entre otras, nos gustaría abordar la cuestión de cómo puede funcionar la investigación moderna en el Antropoceno —que en última instancia tiene que ser interdisciplinar— y qué ventajas y obstáculos comporta. Sin embargo, la expedición en grupo también presenta aspectos muy prácticos. Por ejemplo, a la hora de escalar un glaciar uno depende de los compañeros. Es muy difícil acometerla solo y cargado con mucho equipo.
Sí, tenemos contactos con personas e instituciones locales con las que también hemos mantenido una intensa comunicación de manera previa. A algunos de ellos los veremos sobre el terreno para hablar sobre nuestro proyecto y nuestros resultados y para examinar la posibilidad de cooperaciones futuras. Junto a nuestros proyectos de investigación, nos planteamos en qué medida nosotros, como europeos, vemos los temas desde una perspectiva distinta o incluso consideramos importantes otros temas que los que resultan relevantes para las personas que allí viven o hacen ciencia. Por eso, desde nuestro punto de vista, la comunicación directa y la colaboración con los actores locales resulta imprescindible en un proyecto así.
Entre 1799 y 1804, Alexander von Humboldt viajó junto con el botánico francés Aimé Bonpland en una expedición investigadora privada por América. Entre otros, estuvieron más de seis meses explorando el territorio alrededor de Quito. El ascenso al Chimborazo, que en aquel entonces se consideraba la montaña más alta del mundo, tuvo una importancia especial. Humboldt usó los instrumentos más modernos de su época para hacer mediciones barométricas y trigonométricas y para estudiar la flora y la fauna. Uno de sus escritos científicos más conocidos es el Essai sur la géographie des plantes, con el que sentó las bases de la geografía de la vegetación. El tema principal de esta obra son los cambios en la composición de la vegetación en función de la altitud.

Alexander von Humboldt describió también las funciones elementales y la relevancia de la selva para el clima. Se dio cuenta de que la intervención del hombre mediante talas exageradas o mediante el desvío de corrientes de agua puede repercutir de manera negativa sobre las reservas hidráulicas y el clima, y describió así las características del Antropoceno y el cambio climático mucho antes de que estos conceptos se establecieran. Este enfoque constituye la base del pensamiento que inspira nuestra expedición y el naturalista Humboldt, con su visión universal y su dedicación incansable, no ha perdido absolutamente nada de interés tampoco para los científicos modernos.

Los miembros de la Junge Akademie se dedican de manera intensiva a cuestiones del cambio climático y de prevención de emisiones de CO2. Recientemente han publicado, entre otros, la declaración «Hay que resarcir el coste verdadero de los viajes. Por una reorientación de los viajes profesionales en la ciencia» y han convocado el concurso de sostenibilidad Visions/Solutions. Además, el foco de nuestro viaje de investigación conjunto se centra en el cambio climático y sus repercusiones en el medio ambiente. Naturalmente hemos discutido el proyecto y el destino del viaje de manera muy crítica, y no solo desde esa perspectiva. Hemos llegado a la conclusión de que debemos mantener el destino de la expedición, ya que nuestro proyecto, en la forma que permite la geografía local de Ecuador, no sería posible en Europa ni en ningún otro destino accesible por ferrocarril o por otro medio de transporte equiparable. Sin embargo, vamos a compensar el CO2 emitido por nuestros vuelos y por los desplazamientos sobre el terreno.
Nuestro trabajo sobre el terreno se fundamenta en tesis y previsiones de naturaleza científicas. Además, somos conscientes de que en una expedición de este tipo siempre ocurren cosas inesperadas. Por eso tenemos una actitud muy abierta a aspectos, hallazgos y resultados nuevos. También vemos el camino como el objetivo y estamos muy expectantes sobre cómo repercutirá la colaboración en la ejecución de los experimentos y en los resultados. Por supuesto que los resultados los comentaremos y compartiremos con nuestros contactos locales y nuestros socios potenciales de proyectos futuros, además de hacerlos accesibles al público.

Contacto

darkgreendots

Die Junge Akademie

La Junge Akademie vio la luz en el año 2000 como la primera academia del mundo para jóvenes científicos destacados. Sus miembros proceden de todas las disciplinas científicas, así como del ámbito artístico: En proyectos siempre nuevos tienen la oportunidad de sondear el potencial y los límites del trabajo interdisciplinar; su objetivo es combinar ciencia y sociedad de manera coordinada y dar nuevos impulsos a los debates de política científica

Su sostenimiento corresponde conjuntamente a la Academia de Ciencias y Humanidades de Berlín-Brandeburgo (BBAW) y la Academia alemana de las ciencias naturales Leopoldina. Sus oficinas están domiciliadas en Berlín.

Yvonne Borchert
Coordinadora científica de los grupos de trabajo y los proyectos

Teléfono: (030) 203 70 263

E-mail: borchert@diejungeakademie.de

Anne Rohloff
Coordinadora científica del trabajo de prensa y de relaciones públicas

Teléfono: (030) 203 70 563

E-mail: rohloff@diejungeakademie.de